Palabra de Zu

Descripción

Hace muchos, muchos años, existía una boa muy traviesa y algo desagradecida llamada Zu. 

Un día, jugando en el bosque, tuvo la mala suerte de quedar atrapada en un agujero muy profundo del que no podía salir. Gritaba y gritaba pero nadie la oía. Hasta que un pobre y bondadoso antílope, escuchando sus ruegos, acertó a socorrerla. 

El antílope, antes de sacar a la Boa de la trampa, le dijo precavido:

—Muy mala es tu reputación y tengo miedo de que cuando salgas de tu agujero me comas sin dudarlo. ¿Me das tu palabra de que no me matarás si te ayudo?

La Boa tramposa, usando su mejor sonrisa le dijo:

—No temas pequeño antílope que no te mataré. Palabra de Zu.

El antílope, confiado de que Zu cumpliría su palabra, ayudó a la Boa a salir del agujero. Cual fue su sorpresa cuando de repente advirtió que la boa, nada más salir de la trampa, se enrolló alrededor de su cuerpo con la intención de matarlo. 

El antílope no pudo más que gritar, con la suerte de ser escuchado por el elefante Nsok, que acudió inmediatamente en su ayuda para liberar al antílope con su enorme trompa. 

La Boa se enfadó mucho con el elefante y le dijo: —¿Pero qué haces?, ¿por qué liberas al antílope?, ¿No sabes que es mi derecho comérmelo?

Los tres discutieron acaloradamente hasta que por decisión unánime decidieron ir a ver a  Etugu, la sabia tortuga  que a todos los animales ayudaba con sus buenos consejos. Todos estaban seguros de que Etugu les ayudaría a dar una solución justa al problema. 

Así fue como la tortuga Etugu escuchó atentamente cada palabra de los tres animales y dictaminó tener un encuentro en la casa de la palabra o  Abaá, el lugar apropiado donde se decidía como resolver los diferentes conflictos que tenían lugar entre los animales.

Etugu puso a su derecha al antílope y a la izquierda a la Boa y pidió por turnos que le contaran la historia. Después de oír atentamente a ambas partes, Etugu dijo pausadamente:

 —Como no había testigos, iremos los tres al lugar en el cual el antílope se encontró con la Boa.

Y así lo hicieron.

Cuando llegaron al lugar del encuentro, Etugu dijo:  —Boa Zu, ponte inmediatamente como te sacó el antílope.

Enseguida y sin titubear la Boa se metió en la trampa.

Entonces el sabio Etugu dijo con rotundidad: 

 —Ahí quedaras, como escarmiento y en castigo de tu ingratitud.

Y así fue como Etugu, la sabia tortuga, resolvió el conflicto entre Zú la Boa sin palabra, y el antílope.

¿Sabías qué?

La tortuga es para todo Fang y en general para el pueblo Bantú, sinónimo de astucia y sagacidad. En antítesis el leopardo encarna la brutalidad y torpeza.

El término bantú se refiere a cualquier individuo perteneciente a los más de 400 grupos étnicos de pueblos melanoafricanos, que hablan lenguas bantúes, y que viven al sur de una línea que va desde Duala (Camerún) hasta la desembocadura del Yuba (Somalia). No comprenden un tipo racial ni una cultura uniformes. Sus creencias son, en su mayoría, animistas.

 

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Palabra de Zu”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *